Facebook link

Chata Sabały (Cabaña de Sabała) Zakopane - Obiekt - VisitMalopolska

Atrás

Chata Sabały Zakopane

Chata Sabały (Cabaña de Sabała) Zakopane

Chata Sabały
Krzeptówki 17, 34-500 Zakopane Región turística: Tatry i Podhale
tel. +48 601412221
Una cabaña montañesa de madera construida a finales del siglo XVIII, principios del XIX, situada en el Krzeptówki de Zakopane. El edificio es un ejemplo de la arquitectura tradicional en madera del Zakopane de la época, aunque difiere de la típica cabaña montañesa de esos tiempos. Precisamente aquí, nació en 1809 Jan Krzeptowski Sabała, famoso músico, narrador y cazador, guía honorario de los Tatras y compañero y amigo del doctor Tytus Chałubiński.

En la actualidad, la cabaña de Sabała en Zakopane, comúnmente conocida como Sabałówka, es un museo familiar regentado por los descendientes del famoso montañés. Según los historiadores, el edificio en madera también es la casa más antigua de Zakopane de finales del siglo XVIII, principios del XIX. Merece la pena destacar que la cabaña ha permanecido en manos de la misma familia, los descendientes de Jan Krzeptowski Sabała, durante más de 200 años. El edificio en sí es mucho más grande que otros construidos en los Tatras en esa época. La cabaña consta de un vestíbulo con horno de pan, bodega y cámara de refrigeración, de una habitación principal denominada «czarna (negra)» en la cultura serrana, y de una cámara «biała izba (habitación blanca)» con salida a la colina. Desde el exterior, hay un antiguo pozo techado junto a la cabaña. La cabaña está llena de muebles antiguos, herramientas y herramientas de la vida cotidiana y viejas fotografías familiares, que hacen de la visita a Sabałówka una fascinante lección de historia para todos. Aquí cabe recordar que Jan Krzeptowski Sabała, conocido como Sablik, vivió de 1809 a 1894 y fue un narrador popular, músico, cazador y compañero en sus expediciones a los montes Tatras del doctor Tytus Chałubiński. Su leyenda viene determinada por el hecho de que Sabała prácticamente no trabajaba la tierra. Le atraían más los paseos por los montes Tatras y la caza de animales salvajes, la música y las canciones antiguas montañesas y las charlas desenfadadas en buena compañía. A partir de 1873, su conocimiento y posterior amistad con el Dr. Chałubiński le introdujeron en un círculo de personas prominentes de la época que se encontraban en Zakopane en ese momento. Sabała hizo numerosos amigos y obtuvo una gran popularidad y muy pronto se convertiría en un símbolo de la antigua cultura montañesa.